Crédito de la imagen: Creativa Images/Shutterstock.com

Crédito de la imagen: Creativa Images/Shutterstock.com

Mariel Acuña

El mayor potencial que le puedes sacar a un momento de crisis es reinventarte. Tocar fondo te coloca en una situación donde tienes que elegir entre hundirte o salir a flote, es la mejor oportunidad de reforzar tu carácter y descubrir de qué fibra estás hecho como emprendedor.

Te comparto seis pasos que puedes poner en práctica en un momento de crisis, lo ideal es no tener que pasar por esto, pero si lo vemos como una oportunidad de crecer, las ventajas de una crisis son incalculables. Si miras la historia de grandes emprendedores verás que en muchos casos fueron uno o varios fracasos lo que los llevó a una vida de éxito.

Define prioridades
Es un buen momento para enfocarse en lo que es realmente importante. Todo aquello que te robe tiempo, dinero y energía y que no sea una prioridad debe ser eliminado de inmediato. Te sentirás más ligero de equipaje y relajado para poder enfrentar la crisis. En esta etapa necesitas tiempo para buscar soluciones y no debes cargarte con compromisos que te aporten estrés, sobre todo si esa carga no es tuya. Llegó el momento de recortar favores y dejar de ser aquella persona que siempre está disponible para todos. No se trata de convertirte en un ser egoísta, se trata de defenderte de aquellos que solo aparecen para absorber tu energía y sacar algo de ti.

Organiza tus finanzas
Haz una lista de tus gastos y organízalos por fecha, así sabrás con cuánto tiempo cuentas para realizar cada pago y tendrás menos presión. A medida que vayas saldando las deudas te sentirás victorioso y la lista parecerá más pequeña. Cuando veas que no puedes cumplir con un pago, busca opciones alternas como solicitar un préstamo al banco o pedirle prestado a un amigo, lo importante es que puedas cumplir con tus compromisos sin caer en mora, pues esto puede afectar seriamente tu historial de crédito.

Recorte de presupuesto
Una vez que definiste tus prioridades y organizaste tus finanzas seguro que te habrás dado cuenta de que hay muchas cosas de las que puedes prescindir, la idea es recortar todo aquello que sea superfluo y puedas pasar sin él. Así reduces tus gastos al mínimo y al mismo tiempo tus deudas. Si tienes menos compromisos económicos esto te permitirá tener la mente más tranquila para salir de la crisis. Haz una lista de todas tus suscripciones mensuales y analiza aquellos hábitos que pueden resultar muy costosos, recorta todo lo que puedas.

Tener buena cara ante la crisis
Un buen emprendedor hará un esfuerzo y pondrá “buena cara” ante la crisis manteniendo una aptitud optimista. Una imagen negativa de tu empresa puede alejar a los clientes que no se sientan cómodos con la situación. Si mantienes la calma nadie tiene que entrar en pánico y esto te dará la seguridad que necesitas para superar los obstáculos.

Un buen momento para reflexionar
Las crisis no llegan solas. Siempre habrá una causa externa o interna que las provoca. En este caso es importante que analices tus últimos seis meses por lo menos y puedas identificar donde surgió la crisis, puede ser que fuera inevitable porque dependiera de causas externas que tú no podías controlar, pero, ¿estabas realmente preparado para enfrentar una crisis? Esta es una pregunta interesante. Siempre es mejor prevenir que lamentar.

En el caso de que la crisis la crearas tú y es el resultado de malas decisiones, pues como dije antes, es el momento de crecer y te aseguro que si aprendes bien la lección nunca más volverás a pasar por una situación parecida.


Llegó la hora de reinventar el negocio

Suena increíble pero es durante una crisis cuando nos volvemos más proactivos. Esa sensación de tocar fondo te vuelve voraz, una vez que superas el golpe y vas saliendo poco a poco de los problemas entonces vuelve a salir a flote ese espíritu emprendedor que hay en ti, buscas desesperadamente nuevas opciones y es aquí donde se desarrollan los más altos niveles de creatividad porque estás decidido a salir adelante a toda costa. Este es el momento mágico donde pueden surgir grandes ideas. Solo tienes que estar atento y estar conectado con esa voz interior, que te dice: Sigue adelante, el triunfo está cerca.